lunes, 6 de diciembre de 2010

Cine a solas (8) Entrelobos

El cine, como la literatura, tienen que apoyarse en una buena historia. Y, luego, hay que saber contarla, claro. Estas dos cosas están presente en “Entrelobos”, la película recién estrenada y dirigida por Gerardo Olivares. “Entrelobos” ha sido rodada casi íntegramente en el Parque Natural de Sierra de Cardeña y Montoro, en la Sierra Morena Cordobesa. Lejos de resultar monótono u opresivo los escenarios naturales transmiten una sensación de libertad e inmensidad. La misma que seguramente tuvo Marcos Rodríguez Pantoja, el cordobés en cuya vida está basada esta película. La historia de Marcos es la de nuestro niño salvaje de Aveyron nacional. Un niño que vive en la más absoluta pobreza en el campo andaluz de los años cincuenta. Vendido por su padre a un señorito terrateniente que a su vez lo entrega a un cabrero que vive en lo más recóndito de la sierra. Es precisamente ahí, lejos de la sociedad que hasta entonces tan mal lo trató, donde el niño vive sus años más felices. Cuando muere el cabrero (entrañable Sancho Gracia en ese papel) Marcos termina siendo adoptado por una manada de lobos. El papel de Marcos-niño está protagonizado por Manuel Camacho, un niño cordobés de diez años y cuya interpretación me ha dejado perplejo. Hay que ver lo que este chico ha sido capaz de hacer en esta película. Ha defendido su papel con una intensidad, emoción y sensibilidad verdaderamente inusual en un niño de su edad. Como suele decirse en estos casos: ¡ha nacido una estrella, vaya!
Por otra parte es bien sabido que la filmación en espacios naturales y con animales entraña una enorme dificultad. El resultado en este aspecto ha sido también sobresaliente. Sin caer en el riesgo de la sensiblería ni en un biopic de Rin Tin Tin, el tratamiento de los animales es, aunque resulte obvio, muy naturalista. Se consigue mostrar esa línea divisoria que parece existir entre el medio natural y el mundo humanizado. El proceso de 'regreso' que experimenta Marcos, no exento de enormes riesgos y dificultades, culmina en dos momentos altamente simbólicos: cuando el Marcos ya mayor (interpretado por un muy solvente Juan José Ballesta) bebe agua del río a cuatro patas y cuando aprende a aullar como lo haría un lobo. En este sentido la cosa da para reflexionar bastante y está claro que puestos a comparar los humanos no salimos muy bien parados. El epílogo de la película es quizás la parte más controvertida al mostrar al auténtico Marcos Rodríguez en un gesto entre documental y efectista de cara a la galería. Otro aspecto sobresaliente de la película es su banda sonora. Fue compuesta por el alemán Klaus Baldet, que a sus cuarenta y tres años sigue siendo considerado una de las jóvenes promesas del medio. La partitura acompaña magistralmente al paisaje y subraya adecuadamente los tempos de la película. Espero que la editen en CD.
En fin, queridos lectores de “La inocencia del devenir”: si buscan plan para estos días no es mala idea dejarse caer por una sala de cine (llevándose la palomitas y el refresco de casa -que no está la cosa para tanto dispendio) y ver Entrelobos.

1 comentario:

  1. Gracias por el consejo lo tendré en cuenta. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar